Jay Denham

BIOGRAFÍA

A los 15 años, cogió su primer instrumento, un bajo, y a los 17 tocaba en un grupo de rock en las fiestas de sus amigos. Le gustaba el punk y lo que los americanos denominaban “la nueva ola”, el funk de grupos como Parliament, Cameo o The Time. En 1982, llegó a sus manos una cassette del Chicago Hot Mix, que le introdujo en los sonidos revolucionarios de Farley Jackmaster Funk y de Frankie Knuckles. Sorprendido por esots nuevos sonidos, viajó a Chicago a comprar discos y grabar las radios locales que no podía escuchar en su ciudad natal, Kalamazoo. En Chicago conoció a al productor de house Chip E y le sedujo la idea de intentar hacer su propia música.

El siguiente paso en la vida de Jay fue al entrar en la Universidad de Michigan State donde conocería a Shake, aka Anthony Shakir, quién actualmente dirije Frictional Records junto a Claude Young. En aquella época Shakir tenía un teclado y Jay una caja de ritmos, ésto fue decisivo para que Jay comenzase a trabajar con Shakir en sus primeros temas. Shakir conoció a Derrick May, a quién le pasó algunos temas de Jay. La positiva respuesta de May a estos temas hizo que Jay se mudase a Detroit para grabar con el sello de Derrick May, Transmat Records, sus primeros singles fueron “Ritual” con el seudónimo de Vice y “Isync” como Fade II Black. Pero Denham estaba bastante disgustado por la poca distribución que obtenía Transmat en aquella época y decidió probar suerte con KMS (el sello de Kevin Saunderson), y con 430 West de los Burden Brothers.Posteriormente tuvo que volver a Kazamaloo por problemas familiares en 1992, en lo que él describe un periodo de “auto-retiro”. Pero allí no se quedó parado ya que comenzó a trabajar con otros músicos y productores locales intentando desarrollar su sonido. A finales de 1994, Jack se arriesgo creando su propio sello Black Nation, que comenzaría con el EP “Birth of a Nation”, el cual contiene colaboraciones de amigos de Denham como Fanon Flowers, Tony Ollie, Brett Dance y Chance McDermott. La filosofía del sello era producir sonidos underground que tuviesen ritmo y un toque funky. Con el tiempo Black Nation se ha convertido en uno de los sellos de música underground más importantes de Estados Unidos.